Blog

El Deporte es Inclusión

El deporte es inclusión, siempre.

El deporte genera valores, como la solidaridad, el compañerismo, el esfuerzo individual y colectivo, la hermandad, y muchos otros.

Con esa base, quienes ejercemos la profesión constantemente necesitamos replantear nuestras prácticas e interpelarnos a nosotrxs mismxs, en el contexto actual, lo que significa agiornarnos a estos tiempos que caminan más allá de nuestros propios pensamientos y creencias.

Por eso creo, que encorsetarnos en determinados preceptos sin ponernos en los zapatos de aquellxs que no viven nuestras mismas experiencias, ni en las mismas posibilidades, seguramente nos aleja del objetivo a cumplir como educadores de la educación física y el deporte. 

¿Pero cuál es el objetivo?

Es acaso empatizar con el otrx que no es como yo, que busca desarrollarse en un ambiente sano, pero que no siempre es el que le fue dado. Es quizás, poder generar un espacio seguro tanto físico, como social, psicológico, biológico.

Ser educadores, es realmente incluir y no sólo desde lo discursivo, sino desde la aceptación de las diferencias y las circunstancias que se experimentan; de las elecciones personales de estudiantes y/o atletas. Dejando de lado nuestros propios miedos a lo distinto, y generando espacios de contención para todxs.

 

Es poder entender que nuestro desafío más allá de una repetición y una planificación adecuada, es acompañar al otrx en la búsqueda de su felicidad y desarrollo armónico.

Ser educadores, también es respetar, porque es un valor que inculcamos cuando proponemos juegos o enseñamos reglas deportivas. Y ese respetar tiene que ver con no ejercer violencia, en cualquiera de sus formas. Ni física, ni verbal, ni psicológica.

Parecen obviedades, se consideran requete contra archi sabidas. Pero en la práctica lo vemos todos los días cuando escuchamos “bromas” sobre quien tiene sobre peso, o quien no entra en el estereotipo “hombre” o “mujer”. Y hoy podemos entender que esa visión y práctica binaria, genera violencia. Como diría el mágico Serrat en una de sus canciones, te guste o no.

Nuestra profesión también fue mutando, ya no es sólo una práctica para el desarrollo físico de quienes estaban en la trinchera de guerras, ni en instructorados militares. Tampoco es la de “estar bien físicamente” para aumentar la producción de alguna industria. Ni un privilegio de elite, ni sinónimo de hombría.

Hoy la noción de cultura física, es entendida en todas sus manifestaciones, como construcción ciudadana, que atiende las particularidades, donde los diferentes componentes de la cultura universal sintetizan las categorías, las legitimidades, las instituciones y los bienes materiales que buscan el bienestar general, físico y espiritual (dígase mental, psicológico).

El deporte, la salud y la educación, son derechos y también obligaciones.

Profesionalizarnos, ocuparnos, y defender nuestra profesión, está dado en ser lo más integrales posibles, y sobre todo en ser buenas personas. El parámetro para medirlo, se trata en hasta dónde cada unx puede ser capaz de respetar los derechos de lxs demás.

 

                         Nadia Delelisi

     Licenciada en Educación Física y Deporte

    Maestranda en Políticas públicas y Desarrollo.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario